Amnistía Internacional ve en la sentencia contra Pussy Riot “un duro golpe para la libertad de expresión”

 

Amnistía Internacional (AI) ha lamentado este viernes la pena de dos años de cárcel dictada en Rusia contra tres integrantes del grupo punk Pussy Riot y ha calificado la sentencia como “un duro golpe para la libertad de expresión”.

Nadezhda Tolokonnikova, Maria Alyojina y Yekaterina Samusevich –de 29, 24 y 22 años de edad, respectivamente– han sido condenadas este viernes por un tribunal del país a dos años de cárcel por cometer un delito de “vandalismo motivado por odio religioso” por irrumpir en la mayor catedral ortodoxa de Moscú el pasado febrero, donde cantaron una canción con la que pedían la dimisión del entonces primer ministro, Vladimir Putin.

Para Amnistía, este juicio ha tenido “motivación política” y ha recordado que las tres mujeres participaron en una protesta “ofensiva” pero “legítima”. La organización considera a las tres activistas presas de conciencia.

Comentario:

En este hecho, que dio la vuelta a mundo y desató protestas de parte de muchos personajes famosos.
El gobierno, ha utilizado el método equivocado de los sistemas para intentar silenciar algo que no les gusta. Nos estamos acercando a gran velocidad hacia una nueva sociedad, la manera de actuar de parte de todos, debe de cambiar radicalmente. En muchas ciudades de Europa, América latina y también en EEUU, hay ciudadanos que empiezan a organizarse con Mesas Redondas, invitando también a administradores políticos y públicos, donde se aportan ideas, iniciativas y se buscan acortar diferencias, para llegar a soluciones que beneficiaran a todos. Este será el futuro, que ya está muy cercano, para «gobernar» pequenas comunidades, grandes ciudades y hasta Países»

El director del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional, John Dalhuisen, ha pedido a las autoridades rusas que anulen la sentencia y liberen de forma “inmediata e incondicional” a las integrantes de Pussy Riot.

Dalhuisen ha señalado que Tolokonnikova, Alyojina y Samusevich realizaron una acción “calculada” con el objetivo de causar un impacto, “y lo lograron”.

“Al condenarlas a dos años de cárcel, Rusia está imponiendo unos límites a la libertad de expresión equivocados”, ha añadido el representante de Amnistía, que ha advertido de una creciente ola represiva por parte de las autoridades rusas tras las movilizaciones postelectorales.

Según Dalhuisen, “este juicio no es sino otro ejemplo más de los intentos del Kremlin de disuadir y deslegitimar la disidencia, lo que probablemente tenga un efecto indeseado”.

Fuente: Euronews

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *