Jóvenes que ni estudian ni trabajan, un problema a punto de estallar

 

El presidente del Consejo Económico y Social de España (CES), Marcos Peña, ha declarado este lunes que el desempleo juvenil se ha convertido en uno de los asuntos de mayor preocupación en la UE y ha asegurado que «450.000 jóvenes españoles que no estudian ni trabajan suponen una bomba de relojería a la puerta de casa».

En este sentido, Peña ha confesado sentirse preocupado por la «gravedad de la situación de los jóvenes» que se evidencia en que junto a una menor participación laboral hay también, ausencia de participación en el sistema educativo. «Es positivo que los jóvenes en España recurran más a la formación como estrategia para mejorar su empleabilidad porque el mayor nivel de estudios marca, en general, un menor impacto de la crisis».

Asimismo, el presidente del CES ha querido puntualizar que los estudios europeos sobre jóvenes que se encuentran en esta situación apuntan a un «mayor riesgo de exclusión, no sólo de la vida laboral, sino también de la participación plena en la vida social, ciudadana y política».

Comentario:

Las cifras más alarmantes y  más volátiles en el aspecto social, son las tasas de desempleo de los jóvenes, no sólo en la Eurozona, en particular en España y Grecia. Una noticia del 22 de diciembre de 2011 de Felix Salmon para Reuters informa que, «España y Grecia tienen un desempleo juvenil casi inimaginable, cuya tasa es cercana al 50%, pero también en Irlanda…   la tasa de desempleo juvenil ha traspuesto los límites desde la crisis, pasando de un 10% hasta llegar por encima del 30%».

Los jóvenes educados sienten que han pasado sus mejores años esforzándose (y gastando recursos de sus padres) y preparándose para un mundo que ya no existe. Este cálculo no es sólo un mal presentimiento. En su libro, The Brave New World, el Profesor Ulrich Beck, uno de los principales sociólogos de Europa, explica que, «La sociedad del trabajo está llegando a su fin a medida que las tecnologías inteligentes eliminan cada vez a más personas. Para nuestros colegas de finales del Siglo XXI, la lucha actual por un  puesto de trabajo se parecerá a una lucha por los divanes en el Titanic. El ‘trabajo de por vida’  ha desaparecido… y todo trabajo remunerado está sujeto a la amenaza del despido».

Sombrías perspectivas para los jóvenes de todos los países del mundo. Es por esto que debemos enfocarnos en cultivar las ideas de cambio social que  nos ayuden a hacerle frente al creciente problema del desempleo global.

Cuando avancemos hacia los cambios sociales, comunicativos y educativos seremos capaces de construir un nuevo e inclusivo concepto de la economía, que esté basado en la preocupación social y en sincronización con las leyes del nuevo mundo. El proceso de la toma de decisiones y su realización, la estructura del sistema socioeconómico, los enlaces entre los dirigentes y los que ejecutan sus decisiones funcionarán en el sentido de ver el uno por el otro.

En otras palabras, el orden correcto de operaciones para garantizar nuestro bienestar perdurable comienza con una explicación de la necesidad de la reprocidad mutua, con una educación para vivir en el nuevo mundo. Los sistemas sociales y económicos serán redefinidos y reconstruidos basados en esa necesidad. Mientras tanto, hasta que se proporcionen esas definiciones y se lleve a cabo la reconstrucción, debemos dirigir discusiones del tipo mesa redonda, en la que todos los participantes tengan el mismo nivel, y que unidos se pongan de acuerdo sobre el tipo de asistencia que requieren los menos favorecidos para la subsistencia básica.

«La alarma por desempleo es notable»

Además, ha apuntado que la cifra de jóvenes desempleados es de 290.000 desde el segundo trimestre del 2011 y que la tasa de paro juvenil alcanzó así su nivel máximo (un 22,1 por ciento). En términos absolutos, esto se traducía en 5,5 millones de jóvenes, es decir, un millón más que al comienzo de la crisis. «La alarma por desempleo juvenil es notable en algunos países, especialmente en España, donde está próxima al 50 por 100, muy por encima de la media comunitaria», ha añadido.

En esta línea, ha apuntado que el descenso del empleo en España el año pasado siguió concentrándose en los más jóvenes, ya que un 27 por ciento de los empleos perdidos (en términos interanuales) en el cuarto trimestre de 2011, corresponde a personas de menos de 25 años de edad.

Iniciativas para combatir el paro juvenil

Por otra parte, Peña ha señalado varias propuestas para combatir el desempleo juvenil, como mejorar la formación tratando de reducir el abandono escolar temprano y garantizar un nivel de formación básico que aumente su empleabilidad.

Así, según el presidente del CES, se han emprendido medidas dirigidas a favorecer la transición al empleo mediante sistemas duales de formación y empleo, bonificaciones, subvenciones a la contratación de jóvenes, así como mecanismos de orientación y mediación laboral específicos para este colectivo.

«Si no se delimita el problema, no se puede solucionar. Hay mucho paro juvenil porque cualquier reforma, carece de entendimiento político, de cooperación, de compromiso social», ha añadido. Finalmente, ha pedido compromiso y participación activa para solucionar el problema. «Si además solo la mitad de los jóvenes trabajan y tienen un trabajo de precariedad, tenemos un Derecho precario, porque vivimos como trabajamos», ha concluido.

Fuente: ABC

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. BASTA DE RETORICA:ESTAMOS VIENDO UNA INDIFERNCIA EL CLASE POLITICA PARA LIGAR LAS NECESIDADES DE EDUCANDOS CON LAS DEL INDUSTRIAL Y SOLO VIGILAR INTERESES DEL PODER OLIGARCA PARA PERPETUARSE EN LAS ELITES DEL NARKOPODER Y DESAFANARSE DE OBLIGACIONES PRESUPUESTALES DE UNIVERSIDADES: ATENDIENDO INSTRUCCIONES DEL PAIS VECINO EN MATERIA DE SUMINISTROS DE TODA INDOLE Y PAGANDO CANONGIAS DEL NARKOPODER !!!

Responder a eduardo perez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *