El peso se “contagia”

 

Los amigos con kilos de más podrían ser una de las claves en el aumento de peso entre los adolescentes. Según un reciente estudio desarrollado por investigadores de la Universidad Loyola de Chicago entre alumnos de secundaria, los jóvenes que pasan más tiempo con amigos que pesan más que ellos son más propensos a ganar kilos. También sucede al contrario, es decir, si los amigos son delgados, se tiende a la delgadez.

En opinión de David Shoham, profesor en el departamento de medicina preventiva y epidemiología de la Escuela de Medicina Stritch de la Universidad Loyola de Chicago y autor del estudio:  “Estos resultados pueden ayudarnos a desarrollar mejores intervenciones para prevenir la obesidad. No debemos tratar a los adolescentes de forma aislada.»

Comentario.

En realidad ya hoy en día existen estudios serios sobre la influencia que ejercen nuestras conexiones e interconexiones por medio de lo que se determina como redes sociales, y nos explican cómo pueden la obesidad, la felicidad o la infelicidad ser determinadas e influenciadas por estas redes sociales, casi como conexiones e influencias ocultas que nos manejan, según la cercanía o lejanía de estas redes sociales.

Estos estudios están basados en campos de la ciencia tan aparentemente diferentes como la genética, las matemáticas, la psicología y la sociología, pero que unidas nos muestran hasta donde estamos interconectados, creando un amplio grupo de redes sociales, que nos muestran hasta donde incluso el estado de ánimo de mi amigo afecta a el amigo de amigo y este a los amigos de este amigo, llegando a influir a personas que ni yo mismo conozco! Estos estudios nos muestran como las emociones y las ideas se difunden en un campo común que ellos han llamado “redes sociales” y demuestran como estas redes se van moviendo en el tiempo, tienen una memoria y es consistente hasta tener la capacidad de perdurar en el tiempo!

Creo que estos estudios nos pueden a ayudar a entender algunos de los problemas que nos afectan actualmente, si pudiéramos hablar de una especie de “contagio emocional” en las poblaciones humanas, ya que vemos que las emociones son una forma primitiva y básica de la comunicación entre los seres humanos y la forma en la que trasmitimos estas emociones pueden llegar a afectarnos hasta formar fenómenos sociales, como los que vemos hoy en día, cuando digamos en un país se levantan millones de personas a elevar protestas, pudiéndoles dar el nombre de estampidas emocionales.

Vemos como esta unión entre sí, pueden llegar a formar lo que se considera un súper organismo, como lo vemos en los ejemplos de la naturaleza, en las hormigas o las abejas, y cuan aun mas puede ser en los seres humanos dado su nivel de desarrollo evolutivo social. La diferencia radicaría en que en nosotros este entendimiento debería llegar a ser de nivel consciente y no inconsciente como aun sucede, pero vemos que este mecanismo existe y actúa en nosotros, aun a pesar de nosotros mismos y de nuestra conciencia o inconsciencia de nuestros actos.

Encuestas a adolescentes

En un inicio, el objetivo de los investigadores era determinar si la concentración de la obesidad en grupos de amigos se debe a influencias sociales (cuando los amigos influyen en otro) o si las personas buscan la amistad de personas similares a ellos (en este caso, de constitución parecida). Con el fin de responder a dicha cuestión, examinaron la información recopilada previamente durante dos años de alumnos de dos institutos estadounidenses: uno ubicado en una zona rural y con mayoría de población escolar blanca, otro situado en una zona urbana y  con una población escolar multiétnica.

Los investigadores aplicaron una técnica estadística para analizar las respuestas de cerca de 2.000 alumnos a una serie de encuestas. Las preguntas se referían, a grandes rasgos,  a su peso, sus amigos, los deportes que practicaban y la cantidad de tiempo que pasaban frente al televisor, al ordenador o jugando con la videoconsola. También calcularon el índice de masa corporal de los estudiantes (una medida de la estatura y el peso).

La influencia de los amigos

Si bien la forma en que los alumnos elegían en un inicio sus amigos desempeñaba un papel en cómo la obesidad se concentraba en las agrupaciones sociales, los investigadores observaron una relación notable entre la obesidad y el círculo de amigos de un estudiante, es decir, en  las influencias que de un amigo a otro.  De esta manera, un estudiante con amigos delgados tenía una probabilidad del 40 por ciento de perder peso y un 27 por ciento de ganarlo. Por otra parte, los investigadores encontraron que un adolescente que estaba cerca del sobrepeso y con amigos obesos solo tenía una probabilidad de 15 por ciento de perder peso, pero una probabilidad de 56 por ciento de ganar más kilos.

A pesar de los resultados, el equipo de Shoham advierte que el estudio presenta ciertas limitaciones. Por un lado, la información se basa en los datos proporcionados por los propios adolescentes; por otro, es difícil evaluar de forma directa cómo se crea y mantiene la amistad. Los datos del estudio también se recopilaron hace más de una década, antes de la llegada de Facebook y del fuerte aumento de los índices de obesidad infantil. Dada su naturaleza observacional, el estudio solo  muesstra una relación entre amigos y el aumento de peso; no prueba una relación de causa y efecto, apuntan sus autores.

Fuente: Investigacion y Ciencia

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. selene sanchez dice:

    me voy a realizar ejercicio gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *