La soledad tiene un grave impacto en la salud

 

Una de las investigaciones, que siguió a personas mayores de 60 años, encontró que quienes vivían o se sentían solos tuvieron casi dos veces más riesgo de morir que los acompañados.

En ambas investigaciones -publicadas en Archives of Internal Medicine (Archivos de Medicina Interna)- los autores concluyen que analizar la soledad que siente un paciente puede ayudar a los médicos a identificar a aquéllos que tienen más riesgo de morir.(Si desea seguir leyendo favor de dar Click en el enlace)

Comentario:

Hay afirmaciones que a veces parecen no tener mayor trascendencia, como por ejemplo aquella que hemos oído desde pequeños y es que el hombre es un ser social por naturaleza. Pero esto lo han demostrado  los historiadores, Psicólogos, sociólogos, Biólogos, etc., casi todos los investigadores de las areas sociales han terminado por llegar a esta conclusión en general y ya estamos viendo la incidencia que estas teniendo en nuestra sociedad actual, donde el hecho de sentirse solo no implica solamente el “estar acompañado”.

 Muchas veces creo todos hemos sentido esta sensación de sentirnos más solos aun en medio de grandes multitudes, o aun en nuestro entorno familiar. A veces podemos estar rodeados de muchas personas, pero no sentimos digamos “empatía” con aquellas personas que nos rodean y terminamos más aislados que nunca, ya que sentimos que no tenemos nada en común que compartir, o a veces los medios de comunicación como son el internet, los celulares, la Tv, han hecho que esta comunicación se pierda y podemos a veces estar al lado de una persona por horas sin tener un contacto con ella. Vemos a veces como el termino medios de “comunicación” en realidad a veces no significa lo que en realidad debería significar y terminan siendo medios de “incomunicación” o en este caso solo un medio de comunicación unilateral, donde ellos nos comunican lo que ellos necesitan comunicarnos, por decirlo así, pero en realidad yo como interlocutor termino aislado.

Ahora esta sensación se hace aun mas enorme en las personas mayores de 60 años, que entrar a formar parte de los jubilados, donde sino terminan en un asilo, terminan aislados en sus propias casas sintiéndose ya como personas que han dejado de ser “útiles” a la sociedad. Realmente pierden el deseo de existir y lógicamente esto lleva a una persona a sentirse enferma, en medio de una sociedad enferma por el exceso de “comunicación” encerrada dentro de sí misma.

En el primer estudio, dirigido por la doctora Carla Perissonotto de la Universidad de California en San Francisco, se llevó a cabo un seguimiento durante seis años de 1.600 personas de 60 años o más.

En la investigación se utilizaron los datos del Estudio de la Salud y la Jubilación llevado a cabo por el Instituto Nacional de la Vejez entre 2002 y 2008.

Los investigadores se centraron específicamente en la soledad que sentían o experimentaban los participantes y el impacto que ésta tenía en su vida.

Los resultados, al final de los seis años de estudio, mostraron que los que se sentían o vivían solos tuvieron 59% más riesgo de haber tenido un deterioro en la salud y 45% más riesgo de haber muerto.

Acompañado, pero solo

Pero lo que sorprendió a los investigadores fue el alto número de personas que, a pesar de vivir acompañadas, se sentían solas.

Los datos mostraron que 43% de los participantes se sentían solos y sin embargo, sólo 18% vivían solos.

Tal como explica a la BBC la profesora Perissonotto, estos resultados muestran que la soledad en un paciente mayor tiene un impacto mucho más grave de lo que se piensa.

“A menudo la gente piensa que la soledad es un producto de las relaciones sociales de una persona, de cuántas personas están a tu alrededor” explica la investigadora.

“Pero, de hecho, para medir la soledad en este estudio vimos tres componentes diferentes de sentimientos subjetivos: si la persona se siente excluida, si se siente aislada o si se siente acompañada”.

“No creo que podamos cambiar la genética, pero sí podemos intervenir cuando una persona está sola y ayudarla a prevenir algo de su deterioro funcional”

Prof. Carla Perissonotto

El estudio, señala la investigadora, no analizó las causas que conducen al deterioro físico o al mayor riesgo de muerte en las personas solas.

“Pero es claro que la soledad sí tiene un efecto grave en la salud” explica a la BBC.

Varios estudios en el pasado ya han mostrado que puede haber algún mecanismo biológico vinculado a la soledad.

Según la profesora Perissinotto, “quizás la soledad causa cambios en las funciones del sistema inmune o incrementa la respuesta inflamatoria en el organismo”.

“Pero nuestro estudio observó un nivel más básico, el nivel social”.

“Y vimos que al sentirse solo un individuo está menos involucrado con su ambiente y por lo tanto tiene menos probabilidades de involucrarse con su cuidado personal” agrega la investigadora.

Más investigación

Ya que se espera que la población en todo el mundo continúe envejeciendo y que el número de personas mayores se incremente drásticamente, los investigadores creen que es necesario encontrar mejores estrategias para ayudar a estos individuos a tener una mejor calidad de vida.

“Investigar las enfermedades crónicas de estos individuos no es suficiente” dice la profesora Perissonotto.

“Hay muchas más cosas en los asilos de ancianos y en sus comunidades que están afectando su salud. Si no investigamos estos factores estaremos pasando por alto un factor de riesgo muy importante”.

“No creo que podamos cambiar la genética, pero sí podemos intervenir cuando una persona está sola y ayudarla a prevenir algo de su deterioro funcional” agrega.

La segunda investigación, también publicada en Archives of Internal Medicine, encontró que las personas en riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, o con ella, tenían más probabilidades de morir a causa de estos trastornos si vivían solos.

El estudio del Hospital Brigham y de Mujeres y la Escuela Médica de la Universidad de Harvard, en Boston, comparó el impacto en estas enfermedades con el hecho de vivir solo o acompañado entre más de 50.000 participantes de entre 45 y 80 años.

En el estudio de cuatro años los que vivían solos mostraron 14% más riesgo de morir por cualquier causa y 8,6% de morir por enfermedad cardiovascular que los que vivían acompañados.

Fuente: BBC

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *