Cacerolazos

Cristina Kirchner se sobresaltó por el cacerolazo del jueves convocado, entre otras razones, como rechazo a las restricciones al dólar .

Para descomprimir la tensión y amortiguar la movida que se preparaba para el viernes, la Presidenta adelantó para ese día una conferencia de prensa sobre YPF que originalmente estaba prevista para mañana, con el objetivo de anunciar el nuevo directorio de la petrolera. Y le agregó un tema: desmentir las versiones periodísticas de pesificación e indexación de la economía. Se buscó así descomprimir la bronca social por el dólar y reintroducir en la agenda el tema YPF.

El «ala dura» del Gobierno instaló en la semana la idea de «pensar en pesos», y alentó filtraciones a la prensa sobre un plan de pesificación. Pero, tras el primer cacerolazo, Cristina ordenó que esa medida fuera desmentida por el «ala moderada», que ahora lideran Julio De Vido y Axel Kicillof, para evitar el cacerolazo del viernes.

Comentario:

Debemos entender que al salir del egoísmo y preocuparnos cada vez más por la construcción de las relaciones mutuas con círculos cada vez mayores de la humanidad, obtenemos sensaciones más profundas, uno los incluye a todos dentro y por lo tanto siente toda la realidad y toda la naturaleza. De esta manera se abre para nosotros una nueva realidad, un «nuevo mundo», vive en él al salir de sí mismo y los siente a todos. Esto constituye la vida en el nivel humano que la naturaleza preparó para nosotros. A través de ello nos realizamos correctamente en este mundo.

Ello responde a una guerra interna que cruza al kirchnerismo. Para tomar distancia, Cristina Kirchner decidió viajar anteayer a Santa Cruz. «Lo que más irrita a la Presidenta es la gente en la calle», decían sus allegados.

En esa feroz batalla interna, el «ala dura» está liderada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien impulsa la pesificación total, incluso de las operaciones inmobiliarias y turísticas. Sería el paso siguiente a la resolución 3333, que obliga a los viajeros a detallar sus viajes a la AFIP para comprar dólares.

Moreno también presionó a las casas de cambio para bajar el dólar paralelo a menos de 5 pesos. Pero los operadores del mercado señalaban ayer que será difícil de aplicar. Moreno proclamó en una reunión de militantes: «Estamos cerquita de la revolución».

Seguir leyendo de la fuente «La Nación»

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *