Uno de cada diez adolescentes españoles sufre depresión

 

Uno de cada diez adolescentes españoles sufre depresión, un mal que también afecta a un 2 por ciento de los menores entre 6 y 12 años, según la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y el Adolescente (Aepnya).

En rueda de prensa con motivo del 57 congreso de la Aepnya, la jefa del servicio de psiquiatría y psicología infantil del Hospital Clínic de Barcelona, Josefina Castro, el jefe de psiquiatría del Hospital Sant Joan de Déu, José Ángel Alda y el psiquiatra del Western Phychiatric Institute and Clinic de Pittsburgh (EE.UU.), Boris Birmaher, han presentado los resultados de los últimos estudios sobre trastornos mentales en infancia y adolescencia.(Si desea seguir leyendo favor de dar Click en el enlace)

Comentario:

La crisis es la esencia de una nueva humanidad. No es coincidencia que la palabra “crisis”  (ρίσις) signifique nacimiento en griego antiguo, un punto de quiebre a partir del cual comienza una nueva vida. Entonces al examinar la situación actual, tenemos que entender: ¿Qué hay de nuevo aquí? ¿Qué se nos está revelando
Para eliminar el suicidio, es necesario dar a la persona un sentimiento de felicidad. La próxima red universal de educación integral creará las mejores condiciones para la salud humana.

Durante la etapa adolescente, la tasa de depresión se duplica en el caso de las chicas, mientras que en la infancia, la proporción es similar en ambos sexos, ha expuesto Birmaher, quien ha matizado que dentro de este elevado porcentaje deben diferenciarse entre las depresiones de mayor y menor grado, ya que las primeras registran menos casos.

Entre las principales causas de este incremento porcentual, el experto ha subrayado que se trata de «un conglomerado de factores» entre los que destacan especialmente el estrés, el incremento del consumo de drogas o de los conflictos familiares.

Por su parte, Josefina Castro ha recordado que la ansiedad y el estrés de las familias por motivo de la crisis y la presión laboral también repercute directamente en los hijos.

La irritabilidad, la tristeza persistente, el aislamiento, el cambio de rutinas y gustos, trastornos del sueño o el apetito son algunos de los síntomas que Birmaher ha enumerado y que permiten detectar a los padres cuándo sus hijos podrían sufrir depresión

Fuente: La Vanguardia

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *