Por un mundo Equilibrado (Parte 3)

 

La esencia de todo el mal es que nos desarrollamos lastimándonos los unos a los otros, mientras que la esencia de la bondad es el desarrollarse por medio de la unidad de los unos con los otros.  

Conducida por la necesidad, la humanidad tiene que cambiar su actitud hacia la vida, el entorno, la sociedad, el desarrollo infantil, y la educación. Necesitamos construir todo a nuestro alrededor de forma tal que nos permita estar rodeados de calidez. Intentamos poner a los niños en una sociedad ejemplar para que aprendan a comportarse bien, se preocupen por si mismos y por los demás, etcétera. La verdad es que me gustaría inscribir a mi hijo en la mejor escuela, dejarlo aprender la reciprocidad, otros idiomas, y que sea un buen niño o niña.

La evolución misma ha implantado la actitud paternal en nosotros, la cual nos permite entender cómo tratar a los otros. No es coincidencia que estemos divididos en géneros masculino y femenino, que juntos crean la prosperidad, para el siguiente nivel. Esto nos permite ver cómo construir un entorno apropiado para nosotros. Nuestro cuidado natural por hijos y nietos, nos impulsa hacia lo mismo. Y es por ello que hoy en día, tenemos que crear una guardería universal para todos. Quien quiera ser maestro es bienvenido.

Hablando en general, el único problema de la humanidad es la crianza. Y para ser más precisos, el problema es entender que este es el problema principal. Es por esto que le explicamos al mundo que el poder que se necesita para despertar ya está dentro de nosotros, es la unidad entre nosotros.

La ciencia confirma que cuando la gente se reúne y une, genera un poder especial, integrado que existe por sí mismo. Por ejemplo, este poder une a una nación para mantener un enfoque, carácter y potencial comunes entre su gente. El poder de unión que aparece a través de años de vivir e interactuar juntos no viene de lo Alto, sino que existe entre ellos de acuerdo a la forma específica de su unidad.

De forma similar, cuando nos unamos, engendraremos este poder nuevo e integrado de unidad mundial, que se convertirá en nuestra protección, más poderoso que la naturaleza, el clima, la ecología, o cualquier otra cosa. Después de todo, este poder es mucho más grande; pertenece al nivel humano, y el ser humano consciente está en la cima, por sobre todos los demás niveles de la Naturaleza.

Y por esta razón, este poder definitivamente nos ayudará a endulzar nuestro desarrollo en lugar de estremecernos como conejitos que se llevan a un lugar desconocido. Controlaremos el proceso en acción pues somos capaces de dejar el egoísmo y optar por la responsabilidad mutua que generará un mundo equilibrado.

Parte Uno

Parte Dos

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *