Les contamos las alternativas para fabricar plástico sin usar petróleo

 
Un equipo de científicos de la Universidad de Utrecht ha conseguido sintetizar un nuevo tipo de bioplástico a partir de material vegetal y sin utilizar petróleo. Esta nueva tecnología emplea un catalizador fabricado con nanopartículas de hierro y es mucho más eficiente que los que ya existían, por lo que con el tiempo podría utilizarse a gran escala.
Desde hace algunos años se están desarrollando diferentes tipos de plásticos que no emplean petróleo como materia prima. Sin embargo, su producción requiere todavía muchos pasos y esto encarece el proceso, por lo que los precios aún no son competitivos. Ahora, la nueva tecnología puesta a punto por el equipo holandés acorta mucho el proceso y lo hace más eficiente. 

En primer lugar, la biomasa es sometida a altas temperaturas para convertirse en gas. Una vez en este estado, un catalizador lo convierte en etileno y propileno, materiales ampliamente utilizados en la industria del plástico. Este catalizador está formado por nanopartículas de hierro que miden menos de 0,00002 milímetros y se fijan a nanofibras de carbono y otros compuestos para aumentar su estabilidad.
Los investigadores, que publican los detalles del proceso en la revista Science, explican que para la fabricación de este plástico se puede utilizar material vegetal no comestible, como los restos de las podas, por lo que no competirá con los cultivos destinados a la alimentación. Estos restos ya se utilizan como combustibles de segunda generación como el biodiesel y el bioetanol.

Comentario:
Una buena noticia, la que nos dan los científicos al hallar la forma de sintetizar un  nuevo tipo de bioplastico a partir de material vegetal y sin utilizar petróleo. Esperemos que no sea demasiado tarde y podamos hacer  un uso más racional de nuestros recursos, no solo en materia de petróleo y como factor contaminante, sino también el de no tener que competir con los cultivos destinados a nuestra alimentación y así poco a poco llegar a un consumo moderado de nuestros recursos y a la producción de productos realmente necesarios, llevándonos a un nivel de existencia basada en necesidades reales y no a un simple consumismo por el consumo en sí mismo.
Fuente: Santicontreras

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *