La Red en la sombra

 

Los Gobiernos y algunas compañías ejercen sobre Internet un control sin precedentes. Para evitar bloqueos, filtraciones o cierres, algunos activistas propugnan el uso de redes autónomas descentralizadas.
El 28 de enero de 2011, al filo de la medianoche, el Gobierno de Egipto tomó una decisión insólita en la historia de las telecomunicaciones del siglo xxi: bloquear Internet. La resolución llegaba después de tres días de protestas multitudinarias contra el régimen, organizadas en gran parte a través de Facebook y otras redes sociales. Se desconoce a ciencia cierta cómo lo lograron, pero parece haber pruebas de que las autoridades solo necesitaron cinco llamadas telefónicas: una a cada uno de los grandes proveedores de servicios de Internet (PSI) del país. A las 00:12, Telecom Egypt, el mayor de ellos, comenzó a desconectar a sus abonados. Trece minutos después se sumaban los otros cuatro. Hacia las 00:40, la operación había finalizado. Se calcula que el 93 por ciento de la red egipcia se había vuelto inaccesible.

 

El apagón digital no ejerció gran efecto, ni estratégico ni táctico: a la mañana siguiente, el número de manifestantes congregados en la plaza Tahrir batió marcas. Pero, como lección sobre la vulnerabilidad de Internet, aquella desconexión masiva confirmaba fundados y antiguos temores.
Mucho se ha hablado de la capacidad de Internet para responder ante ataques semejantes. En ocasiones, se nos cuenta que sus orígenes técnicos se remontan a la Guerra Fría, cuando se buscaba una infraestructura de comunicaciones capaz de salir indemne de un ataque nuclear. Aunque no sea del todo cierto, la anécdota refleja con acierto la solidez inherente al diseño descentralizado de la red. El conjunto de protocolos TCP/IP en el que se funda Internet se basa en la existencia de trayectos múltiples y redundantes entre dos nodos cualesquiera, así como en su capacidad para incorporar nuevos nodos en cualquier momento. Esa arquitectura persigue garantizar el transporte de datos aunque varios nodos se hallen bloqueados, ya sea como consecuencia de un bombardeo nuclear o debido a la acción represiva de un régimen. En palabras del activista de derechos digitales John Gilmore: «Internet interpreta la censura como una avería y busca un camino que la rodee».

Comentario:

El desarrollo no puede detenerse, sólo mediante la corrección de las personas podemos hacer que el ciberespacio sea útil. Todo se basa en la formación integral. En general, la humanidad está en transición hacia el espacio virtual.
 
Fuente: Investigacion y Ciencia

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *