«En realidad no es tan difícil», Poema de una lectora

 

No es tan difícil mirar que con el ser humano algo anda mal.

No es tan difícil sentir que los recursos naturales están es su mayoría muy escasos, inexistentes o muy contaminados para su fin. 

No es tan difícil saborear que los alimentos ya no saben igual, que hoy todo lo que comemos es mucho más artificial.

No es tan difícil palpar que lo que compraba el dinero no lo vuelve a comprar, que todo “cuesta” siempre más y más. 

No es tan difícil hablar de que sólo quien tiene más, siempre podrá también más.

No es tan difícil oír que por necios y egoístas todos nos vamos a morir.

Sin embargo…

Tampoco es tan difícil mirar que todos somos responsables cada uno a su medida, unos menos, otros más.

No es tan difícil preguntar ¿Por qué esto es así? ¿Hay algo oculto por aquí?

No es tan difícil encontrar alguna respuesta aquí y allá, en la ciencia, la historia, el todolosabe.com, que hay razón para el desazón.

No es tan difícil aceptar que pensar en poderosos y subyugados, en los que sí pueden y los que no, es la diferencia que no funcionó, que por poco nos “mató”.

No es tan difícil conjeturar que una institución “espiritual” que opera con el poder “material”, sólo podría ser religión, pero no espiritualidad.

No es tan errado decir que tu interior es algo que nadie puede desarrollar por ti, que es tu trabajo, que es el camino y el fin.

No es tan incierto afirmar que el hombre “en su gran poder” destronó a leyes Naturales, a su Dios lo humanizo y minimizó, al mismo tiempo él mismo se acrecentó.

No es tan difícil comprender que todo estaba previsto así, que hasta aquí la simple Ley Natural obró, que es su plan, que nada por azar llegó.

No es tan difícil escuchar bien las palabras “a su imagen y semejanza” y saber que Dios es Ley y que la Ley es de Otorgar y que nuestro trabajo es ser iguales y semejantes a Él, entonces otorgantes y dadores aprender.

No es tan difícil actuar las conclusiones de forma literal y que el hombre se convierta en Dador, en un puro y grande Amor, y que ésta sea toda la misión.

Después de eso

No es tan difícil imaginar que el hombre se reinventará, que unida la humanidad alcanzará el paraíso terrenal.

Fuente: Aportación de una seguidora y lectora de NDT

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *