Economía de la felicidad

 


Habrá conmociones en toda la sociedad humana porque lo queramos o no, está “vistiéndose” en nosotros un formato global. ¿Y qué es lo primero que estamos descubriendo? Qué nuestro egoísmo ya no funciona. Dictadores y autócratas están perdiendo su poder, los gobiernos aislados no son efectivos, y las organizaciones separadas no logran resultados. Los únicos que están llevando a cabo acciones reales son las personas con capacidad de unificación.

Nos encontramos con un fenómeno muy interesante: la naturaleza nos obliga a pasar de una sociedad de consumo excesivo a una sociedad de consumo razonable, en equilibrio y armonía, porque cuando consumimos de manera igualitaria y nos damos unos a otros y a la naturaleza, al mantener esta ley de equilibrio como la ley principal de la naturaleza, un gran número de personas serán liberadas de la opresión.

De acuerdo con todos nuestros cálculos y datos, no hay nada en el mundo que nos falte. El único problema es que el hombre no puede distribuirlo todo adecuadamente debido a la codicia, por causa de su ego.

Es sabido que en los últimos años, se ha desarrollado la así llamada “economía de la felicidad”, la cual lo mide todo no por la cantidad de dinero, sino por la forma en la que la persona siente la vida. En principio, a esto es a lo que necesitamos llegar.

No hay nada artificial aquí. La vida nos obliga simplemente a estudiar todos los procesos que tienen lugar en la sociedad y cómo podemos equilibrarlos. ¡A esto nos empuja la naturaleza!

Necesito de Todos, Necesito de Ti

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *