Muere de infarto en banco y nadie se mueve de la fila

Pasaban las 09:00 horas de este martes y Julián Tives León, de 60 años, ya hacía fila para hacer un trámite en un banco al sur de la ciudad de México.

A esa hora, la sucursal bancaria ubicada en avenida División del Norte número 1509 ya estaba repleta; muchos usuarios se mostraban impacientes por llegar a la ventanilla para también realizar alguna gestión financiera. De pronto, Julián se llevó las manos al pecho. Pasaron sólo unos instantes y se desplomó.

Comenzó a agonizar sin que nadie lo auxiliara. Indiferentes funcionarios y clientes del banco apenas y lo veían de reojo, mientras Julián Tives sufría espasmos que lo hacían convulsionarse, según algunos testigos. (Para seguir leyendo el artículo hacer Click en el enlace).

Comentario:
¡Cuantas veces hemos escuchado y leído este tipo de noticia? Esto solo es un pequeño reflejo de nuestro egoísmo e indiferencia. Seguramente si los que estaban en ese banco se hubieran unido para socorrer a la persona, se habría salvado esa vida.

Pese a lo dramático de la escena la indiferencia dominó. Nadie hizo nada.

Apenas un guardia de seguridad se acercó a aquel hombre que yacía en el piso, abandonado a su suerte y encarando a la muerte.

Julián no recibió la ayuda que en ese momento reclamaba su cuerpo. Su corazón se detuvo, ahí murió ante la indiferencia de quienes hacían fila para cumplir con su trámite bancario.

Su cuerpo fue cubierto con una sábana azul en el interior del banco y aún ahí tirado en el piso continuó con su operación normal, como si nada hubiera pasado, sólo unos pocos clientes se salieron ante la escena.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *