La Crisis Global y nuestro esfuerzo común

En La Tercera Vía, El Futuro de las Políticas Radicales, Anthony Giddens advierte que, gracias a la globalización, los organismos sociales han incrementado su inteligencia colectiva y ahora poseen mayor grado de reflexividad social.

Estamos pensando cada día más como un macro-organismo, y las ideas recorren las redes de comunicacionales  globales como los impulsos en un racimo de neuronas. Las mismas respuestas a problemas comunes como la pobreza o el deterioro ambiental, surgen simultáneamente en América Latina en los estudios de Bernardo Kliksberg, en los de Martha Nussbaum en Canadá o en los de Muhammad Yunus en Bangladesh.

Por otro lado, los especialistas admiten una crisis generalizada e interdisciplinaria: todas las disciplinas están en revisión permanente de sus paradigmas (Kuhn dixit). Eso quiere decir que la porción de mundo de la cual esas disciplinas se ocupan está en crisis. Si ampliamos el razonamiento, llegamos a la perogrullada de que el mundo entero vive una gravísima crisis económica, ambiental, educativa, social, etc.

Una crisis es un acto de percepción: es mi Yo el que percibe la crisis. Una crisis ocurre, decía William James, cuando una serie de ideas y conductas que nos servían para manejar nuestra realidad, dejan de funcionar. Es un sentimiento molesto, pues debemos reconstruir esas creencias que constituyen las bases de nuestro Yo y que nos dan autoestima.  Debemos buscar algunas otras que nos permitan reparar nuestro Yo.

Comentario:

«Un muy buen análisis de la percepción que cada quien tenemos sobre la crisis, que incluye teorías de economístas y científicos.»

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *