Materias educativas eliminadas…

En México, los pedagogos pagados por el gobierno, decidieron, hace dos o tres años, retirar de la escuela las humanidades; consideraron que ética, filosofía y civismo eran materias inservibles en la formación de la juventud. Se equivocan: las humanidades siembran preguntas y fertilizan dudas. ¿Por qué los responsables de la Secretaría de Educación Pública eliminaron las humanidades?, y, ¿por qué no las han reincorporado tal y como lo prometieron? ¿Plan con maña, maña con plan o anemia moral? Las tres respuestas son válidas, de todas, extraigo realidades. La tercera, anemia moral, tiene una connotación especial para mí: es un término que retrata la amoralidad y la inepcia de nuestros dirigentes.

Dudar de nuestra clase política es obligación y necesidad. Basta saber que hoy, uno de cada dos mexicanos es pobre o padece miseria y que mañana será más pobre. Suprimir materias cuyo leitmotiv es cuestionar pretende acallar voces antagónicas. Aceptar disenso es demasiado fuerte para quienes padecen anemia moral: ¿cómo rebatir o debatir? Dudar es necesario y dudar de lo dudado imprescindible. En estos tiempos mexicanos y mundiales, donde campea el pesimismo y florece el escepticismo, es útil rescatar algunas ideas de pensadores como Arthur Koestler o George Orwell, cuya verticalidad y valor fueron ejemplares. Me ocupo sólo de una de las múltiples ideas –herencias– del segundo.

Comentario:
La verdad, debería de ser eliminado todo el sistema educativo. A nivel mundial. Es un sistema que ya no

 sirve, y solo genera aburrimiento y falta de confianza hacia el futuro en los jóvenes. Una nueva manera de
 educar ya existe, y en algunos paises ya empiezan aplicarla, pronto la veremos en todo el mundo.
 
The freedom of the press (La libertad de la prensa) es un texto de George Orwell escrito hace casi setenta años; en él se exponen los escondrijos y chapucerías de la prensa libre y se denuncian los medios utilizados para suprimir verdades incómodas. El ensayo estaba destinado a ser el prefacio de su famosa novela Animal farm, pero, por razones no bien conocidas, no se incluyó en la primera versión. The freedom of the press fue encontrado años después en el escrito original. Escribe Orwell: If liberty means anything at all it means the right to tell people what they do not want to hear (“Si libertad –liberty– significa algo, ha de ser el derecho a decir a la gente lo que no quiere oír”).

Cité en el idioma original y escribí en español liberty, porque Orwell utiliza liberty con toda intención, a pesar de que en el título de su ensayo escoge la palabra freedom, que, como se sabe, también significa libertad. Liberty, además de libertad, incluye otras ideas: ser libre para hacer, tener la libertad de hacer, vivir a tu libre albedrío. Gracias a liberty, las personas pueden elegir cómo actuar. En cambio, freedom permite decir lo que se piensa, pero apegándose a las reglas de la convivencia social. La libertad –liberty– de Orwell autoriza y arma al individuo; separarse de algunas reglas de la sociedad, cuestionar, dudar y disentir son el corolario.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *