Europa deberá cambiar de actitud

Al clausurarse la conferencia de Durban, queda claro que la Unión Europea ya no puede continuar adoptando una actitud paternalista con relación a los países emergentes en lo que respecta al cambio climático. Dado que, al necesitarlos para salir de la crisis financiera, se expone a que le dicten sus condiciones.

Jacob Swager

El mercadillo anual de Navidad de la ONU ya se ha abierto, este año es en Durban. Europa parece no haber aprendido la lección de la cumbre de Copenhague [en diciembre de 2009], en la que el idealismo europeo fue el motivo principal por el que fracasó.

Los países en desarrollo habían seguido todo el razonamiento europeo. Rechazaron su responsabilidad, pidieron una indemnización por el cambio climático a los países industrializados (se sobrentiende que sin condiciones sobre la asignación de las sumas otorgadas) y exigieron reducciones draconianas en las emisiones de gases con efecto invernadero por parte de los países industrializados.

Los países exportadores de petróleo han explotado su papel de víctima al exigir también una compensación por la merma en sus exportaciones. Mientras la contaminación no hace más que aumentar en los países en desarrollo, los Estados más contaminantes, como Rusia, Estados Unidos y China, se limitan a encogerse de hombros.

El mundo ha cambiado: ahora se pide ayuda a los grandes países en desarrollo para salvar el euro. Esta nueva realidad no ha modificado mucho la visión europea sobre el cambio climático. LaConvención Marco sobre el cambio climático de 1992 alumbró el principio de que el asunto concierne a la responsabilidad colectiva de todos los países, también de los países en desarrollo. Para poner en marcha la Convención hay que tener en cuenta las circunstancias específicas y las posibilidades al alcance de cada país. Sin embargo, cada vez se ha perdido más de vista esta responsabilidad colectiva.

Comentarios:

Los acuerdos de Kyoto fracasaron por completo, debido a que muchos paises jamas los respectaron, pensando solo en sus beneficios personales, en lugar de pensar en el bien del planeta. Ahora nos damos cuenta que con los de Durban esta pasando lo mismo ya que muy pocos países los estan respetando, ¡Qué es lo que necesitamos hacer para entener que estamos dañando el ecosistema día a día? ¿ O lo que estamos esperando es que la naturaleza nos ponga un alto con catástrofes como las que hemos vivido? 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *