Época triste, suben suicidios por depresión

Especialistas advierten que en la temporada navideña aumenta la depresión y más gente intenta segar su vida

El suicidio como consecuencia de la depresión va en aumento, según cifras de la Secretaría de Salud del DF y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La escalada de sucesos ha pasado de 307, en el año 2007, a 371 en el 2009, y actualmente se estima que en promedio ocurren hasta dos muertes de este tipo al día.

Aunque se cree que los suicidios aumentan en la temporada navideña, las estadísticas oficiales indican que la incidencia es constante durante todo el año, con 33 a 37 casos en promedio al mes.

Pero lo que sí se detona en esta época son las depresiones que anteceden a la muerte planeada.

La mayoría decide hacerlo dentro de su propio domicilio, con métodos como el ahorcamiento o la sofocación, seguido por el envenenamiento o el disparo de arma de fuego.

Estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que son más las mujeres que intentan quitarse la vida, pero son los hombres quienes de verdad lo logran, eligiendo métodos resolutivos.

Las mujeres optan por acciones como una sobredosis o la sofocación por gases, algo que no siempre les funciona.

“La depresión mayor es frecuente en mujeres, por lo menos dos a uno, el intento de suicidio es mucho mayor en mujeres, pero son más consumados en hombres”, detalló Héctor José Dueñas, siquiatra y director médico de Neurociencias de Mercados Emergentes, de Laboratorios Eli Lilly de México.

Comentario:

Sin duda, la depresión crecerá, en cantidad y en calidad, en todo el mundo y en todos. Es así porque nosotros hemos creado un mundo no apto para la vida. Por ahora es la depresión en particular la que nos impulsa a buscar una solución. La depresión sólo desaparece cuando creamos un entorno cálido y amoroso dentro de la sociedad.

La más reciente estadística sobre el tema publicada por el INEGI, que data del 2009, expone que ese año de las 371 personas que se quitaron la vida, 298 fueron hombres y 73 mujeres.

Las víctimas eran, en su mayoría, solteros y con niveles de educación de secundaria o preparatoria, sin empleo y en un rango de edad de entre 15 y 24 años.

Esto mantiene en alerta a las autoridades de salud por tratarse de jóvenes sin ganas de vivir y sin alternativas de resolución a sus problemas, así como mayores de 45, quienes se ven asfixiados por diversas situaciones que consideran imposibles de solucionar.

Dueñas dijo que hay una estrecha relación entre una persona suicida y la depresión profunda, que en la Ciudad de México la padece al menos 16 por ciento de la población, y de no tratarse a tiempo, la muerte es la única puerta falsa que encuentran para sus problemas de vida.

El especialista dijo que la mayoría de la gente deprimida acude tarde a pedir ayuda, por lo que pidió a las familias y amigos, círculos más cercanos a gente con esta enfermedad, a brindar ayuda y evitar desenlaces fatales.

“Siempre los familiares y amigos se dan cuenta antes que el enfermo y ofrecen ayuda, pero éste debe reconocer que sí pasa por un periodo difícil emocionalmente, para dejarse apoyar, lo cual no es frecuente.

“Usualmente, cuando un paciente deprimido va y busca ayuda es porque ya ha tenido un buen tiempo de evolución, y porque se ha complicado en algo”, explicó en entrevista.

Sostuvo que el peligro de no atenderse a tiempo es que los desórdenes emocionales comienzan a afectar otros ámbitos de la vida, creando un efecto de bola de nieve que en los peores casos, puede llevar a la persona a quitarse la vida.

“Las complicaciones de la depresión son funestas y palpables desde el punto de vista social porque implican problemas escolares, laborales, familiares, de pareja, divorcios, incremento en el consumo de sustancias de abuso, accidentes y suicidio, como ya se advirtió”, indicó.

Dueñas aseguró que el desarrollo de fármacos para la atención de la depresión permiten que su consumo no cause dependencia y los resultados sean mejores y permanentes.

Sin embargo, reconoció que los medicamentos en este tipo de casos no son la única solución, y el paciente debe apoyarse con terapias sicológicas o siquiátricas para recibir una atención integral.

“Lo que hacen los medicamentos es prevenir la sintomatología, lo que es una ayuda importantísima para que el paciente pueda enfrentar su problema.

“Si un paciente empieza a dormir, descansar, a no estar angustiado, sin preocupación ni miedo y tiene ahora motivación, energía, ganas de vivir, lógicamente hablando puede tener mejores elementos para hacer cambios importantes en su vida”, refirió Dueñas.

La depresión es la primera causa de discapacidad, según la OMS, y está presente en una de cada diez personas que acuden a servicios de atención primaria, generalmente no es identificada y mucho menos atendida.

Cuidado

Una persona suicida presenta síntomas que pueden ser identificados por familiares y amigos.
Si son atendidos a tiempo, evitarán un desenlace fatal:

Amenaza constantemente con hacerse daño.

Busca la manera de lastimarse con armas de fuego o medicándose.

Habla sobre la muerte o de morir cuando ese tipo de tema no es normal en esa persona.

Se siente acorralado y sin esperanzas.

Actúa impulsivamente en actividades de alto riesgo.

Se siente atrapado y sin salida.

Aumentar el consumo de drogas y alcohol

Se aísla de la familia y amigos.

Está ansioso, agitado, no puede dormir o lo hace por periodos largos.

Tiene dramáticos cambios de ánimo.

Tome las siguientes precauciones.

Escuche a su familiar o amigo.

Tenga bajo un estricto control armas de fuego, cuchillos, hojas de afeitar, cuerdas y medicamentos controlados.

Evite el aislamiento.

Pida ayuda.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *